1 de septiembre de 2013

Google tiene miedo de Windows Phone
Aunque el rival natural actual de Android es iOS, a quien más debe temer Google es a Windows Phone, quien si juega bien sus cartas puede despegar aún más y amenazar una importante parte de la cuota de mercado de Android.
Google tiene miedo de Windows Phone

Algunos se reirán ante el título, igual que se reían cuando Windows Phone tenía apenas un 1 o 2 % de cuota de mercado en varios países de Europa. Ahora ya ronda el 10 % en varios de los grandes mercados europeos y el 5 % en Estados Unidos, según IDC. Además, dispositivos como el Nokia Lumia 625 con LTE, doble SIM, y pantalla de 4,7 pulgadas van a por el mercado asiático. Los Nokia Lumia ya venden más que BlackBerry, Motorola o HTC. Como fabricantes que utilizan Android, quedan por delante Lenovo, LG, ZTE, Huawei y Samsung.

Los dispositivos de bajo coste son la principal baza de Android, forman la mayor parte de los Android vendidos, el orgullo de Google. Y Windows Phone funciona mejor que Android en dispositivos de bajo coste. Por ejemplo, el Nokia Lumia 520, por unos 150 dólares, con 512 MB de RAM y un procesador dual-core a 1 GHz, apenas tiene altibajos al mover el sistema operativo, mientras tanto aún podemos ver algo de lag al hacer scroll y diferentes animaciones en un Galaxy S4 o un Nexus 7 de 2013 con la última versión de Android. Imperdonable.

Batalla
Del millón y medio de activaciones diarias de Android frente a las aproximadamente medio millón de iOS (que lleva tres trimestres sin presentar ningún producto nuevo con iOS), la inmensa mayoría son móviles de gama baja. Es cierto que este era uno de los objetivos de Google, democratizar el acceso a la información vía smartphones. Logro conseguido desde hace ya tiempo y por el que todos debemos estar agradecidos. Es por ello que creo que el principal rival para Android como plataforma universal en smartphones (y lo que venga) es Windows Phone, no iOS. Es posible que en el futuro iOS tenga un dominio mayor del mercado, pero seguirá sin ser licenciado por parte de Apple para que lo incorporen otros fabricantes. Y Apple no puede, ni quiere, satisfacer al resto del mercado.

Ese es el principal motivo por el que Google no quiera dar aportaciones de software a Windows Phone. Aplicaciones como Chrome, YouTube oficial, Google Maps, Google Drive, Gmail, etc, sólo mejorarían la imagen de Windows Phone ante los consumidores. Los beneficios de las búsquedas desde el móvil, que es la principal preocupación actual en Google, y fuente del futuro de sus ingresos, están controlados ahora mismo. Apple no puede quitar Google como primera opción, los usuarios no se lo perdonarían. Samsung y el resto de fabricantes no tienen motivo alguno, Google Search es mejor buscador y Google les paga bien por seguir siendo el buscador por defecto. Pero Microsoft tiene su propio buscador, Apple o Samsung no, y dependen de Google.

Si bien es cierto que Google licencia Android de forma libre, no es así su set de aplicaciones principales. A este coste habría que sumarle el coste de royalties que tienen que pagar la gran mayoría de fabricantes de dispositivos con Android a Microsoft por infringir patentes de la compañía de Redmond. ¿Injusto? Es posible. Pero es la realidad con la que tienen que lidiar. Por otro lado, no es ningún secreto que Google comparte con operadoras y fabricantes parte del pastel de ingresos de Google Play. Lo que ayuda a abaratar costes de incluir Android en sus terminales y por otro lado frena las ambiciones de que los fabricantes creen sus propias tiendas de aplicaciones y las preinstalen en sus dispositivos.
celos
A pesar de todos estos costes y devoluciones, licenciar Android y pagar por patentes a Microsoft sigue más barato que licenciar Windows Phone. El coste de licencia varía entre 20 y 30 dólares, y aunque algún fabricante como Nokia tenga reembolsos por su dedicación exclusiva a la plataforma, es un precio muy alto a pagar en un mercado donde la mayoría del pastel (que no de los ingresos) está en terminales de 100 a 150 dólares.
Es por eso que Microsoft debería reducir o eliminar el coste por licencia de Windows Phone, y cambiar su modelo de negocio hacia conseguir ingresos de formas alternativas: la Store de Windows Phone, o Bing preinstalado en cada Windows Phone son los más obvios. Quizá de esta manera Microsoft pierda algunos ingresos a corto plazo, pero la alternativa parece ser el quedar relegado a una tercera posición eterna con un solo jugador (Nokia) potente, que cause rechazo al resto de fabricantes. Si el crecimiento de Windows Phone sigue aumentando, que seguirá haciéndolo, llegará un momento que los fabricantes tendrán que replantearse una estrategia dual de Windows Phone y Android. Pero una estrategia real, no como la actual de HTC o Samsung. La rebaja del coste de licencia adelantaría este momento y presionaría a los fabricantes.

UN MUNDO MOVIL
 Juegos,ANDROID, SYMBIAN, JAVA, Películas para el celular, Videos para el celular, Tonos o ringtones, Themas o Skin y muchas cosas más para tu móvil o celular

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!