16 de junio de 2013

‘Kill switch’ contra el robo de celulares

Una campaña en EU busca que las fabricantes instalen dispositivos que inutilicen equipos robados; ‘Secure Our Smartphones’ no descarta acciones legales contra quien se resista a la medida.
NUEVA YORK — En virtud de que los crímenes violentos vinculados al robo de smartphones siguen en aumento en Estados Unidos, las autoridades están pidiendo a los fabricantes de teléfonos que instalen la tecnología ‘killswitch' para que los dispositivos robados queden inutilizables.
La iniciativa ‘Secure Our Smartphones', encabezada por el Fiscal General de Nueva York Eric Schneiderman y el Fiscal de Distrito de San Francisco George Gascón, fue lanzada oficialmente este jueves. El objetivo es hacer que los teléfonos inteligentes carezcan de valor para los ladrones, que hoy pueden vender dispositivos robados en el mercado negro por cientos de dólares.

Ese jugoso botín por muy poco esfuerzo (un despojo conocido popularmente como Apple picking o "cosecha de manzanas", pues los iPhones normalmente dejan la mayor cantidad de dinero) ha suscitado una impactante ola de crímenes. El año pasado, alrededor de la mitad de todos los robos en San Francisco involucraron un dispositivo móvil. Además, en varias ciudades las víctimas de robo de celulares han sido asesinadas.

Schneiderman, para solucionar esto, citó el pasado jueves en su oficina a los ejecutivos de las empresas Apple, Google, Samsung y Microsoft. El encuentro fue a puertas cerradas, pero Schneiderman dio una conferencia de prensa antes de la reunión para detallar lo que los legisladores quieren.

"Nuestros parámetros de éxito son claros", dijo Schneiderman, y añadió que "los fabricantes de smartphones tienen que hacer que todo teléfono robado se convierta en un trozo de ladrillo". Es decir, una vez que un dispositivo se marca como robado, no puede ser reactivado, quedando inutilizable.

Enfatizó que cualquier tecnología antirrobo tiene que ser "universal para todos los teléfonos", y que en su opinión "este problema estará resuelto en el plazo de un año". Los modelos del próximo año deben tener instalada este tipo de tecnología, agregó Schneiderman.

Los legisladores están presionando a los fabricantes de teléfonos inteligentes luego de un inútil esfuerzo emprendido el año pasado por las compañías operadoras para prevenir ese tipo de crimen. La asociación inalámbrica CTIA intentó crear una base de datos de teléfonos inteligentes con reporte de robo, pero Schneiderman se refirió a este programa como un "fracaso", pues los robos continuaron aumentando.

Gascón fue contundente acerca de su visión sobre la responsabilidad de los fabricantes de celulares, afirmando que ellos tienen "la obligación moral" de atajar el problema.

También se mostró escéptico sobre la nueva función de bloqueo Activation Lock de Apple, que fue anunciada el lunes y será parte del próximo sistema operativo iOS 7. La función requiere que el usuario inicie sesión con las identificaciones de Apple asociadas el teléfono para poder reactivar el dispositivo.

Gascón dijo que no creía que esa característica de seguridad "nos lleve a dónde tenemos que ir, pero es un paso en la dirección correcta". Añadió que se reservarían el juicio hasta tener una mejor comprensión de la tecnología, pero volvió a insistir en que los legisladores están presionando para que se añada a los dispositivos un verdadero ‘killswitch' o interruptor que inutilice el teléfono en caso de robo.

Schneiderman dejó en claro que no descarta acciones legales si los fabricantes se niegan a hacer dichos cambios. Samsung declinó hacer comentarios sobre el tema, en tanto que Microsoft y Google no respondieron a una solicitud de comentarios. Apple, por su parte, publicó un comunicado señalando que la compañía puso en marcha su función "Find My iPhone" en el año 2009, que da a los clientes "más control" y actúa como un elemento de disuasión de robo.

Sin embargo, es evidente que Schneiderman y Gascón quieren más. La naturaleza de esa tecnología antirrobo dependerá de los fabricantes de smartphones. Pero incluso un ‘killswitch' no puede terminar por completo con la delincuencia asociada a los smartphones. Si algo hemos aprendido de la tecnología moderna es que cualquier sistema se puede hackear, incluso uno desactivado, y un teléfono convertido en un trozo de ladrillo también puede venderse por partes.

Pero el cofundador de la empresa de seguridad tecnológica Lookout, Kevin Mahaffey, -que asesora a Schneiderman y Gascón en el tema del robo de teléfonos inteligentes- advirtió que poner barreras entre los ladrones y el dinero fácil es la clave para frenar gran parte de la delincuencia callejera actual. Si un delincuente tiene que pagarle a un hacker unos cientos de dólares para reactivar un dispositivo inutilizable, esa "incomodidad" reduciría el incentivo para robar.

"Desde el punto de vista de la seguridad, siempre hay formas de sortear cualquier sistema", señaló Mahaffey. "No hay una solución mágica, pero estos ladrones en su mayoría no son avezados en tecnología; y si juntas diferentes soluciones, en conjunto, pueden hacer una gran diferencia. A estas alturas, implementar cualquier solución inteligente es mejor que la situación que tenemos ahora".
Fuente: CNNExpansion

UN MUNDO MOVIL
 Juegos,ANDROID, SYMBIAN, JAVA, Películas para el celular, Videos para el celular, Tonos o ringtones, Themas o Skin y muchas cosas más para tu móvil o celular

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!