4 de septiembre de 2012

Los chicos y el celular ¿A que edad deben empezar a usarlos

Si bien las empresas de telefonía tienen modelos para nenes de 6 ó 7 años, varios expertos señalan los 11 como la edad justa para comprar el primer telefonito. Datos y testimonios de una tendencia en permanente cambio

Adriana Fernández tenía pensado comprarle a su hija Mercedes un celular cuando tuviera 13 años y estuviera en el secundario, pero en julio pasado la nena cumplió los 11 y uno de los regalos que recibió fue el telefonito. “Quería postergarlo un poco -cuenta la madre-, pero bueno. Ahora trato de acostumbrarme y verle al asunto el lado práctico”.

Lo que cuenta Adriana no es nada raro. Al contrario: son muchos los padres que enfrentan hoy en día el mismo dilema: ¿a qué edad se le debe comprar un celular a un chico?

Por lo general, los adultos reconocen que terminan cediendo ante el pedido de sus hijos por razones de seguridad y porque pueden comunicarse con ellos en cualquier lugar y momento.

“No se puede negar que es una herramienta práctica”, dice Adriana, y le agrega a los fundamentos de permitirle tener uno a su hija una razón más: “Muchas amigas, no todas, ya tienen un telefonito propio. Y vos viste cómo es: donde hay una que lo tiene, lo quieren todas”.


Common Sense Media (CSM), una entidad dedicada a investigar el vínculo de los niños con las nuevas tecnologías, difundió hace poco una guía sobre el tema. En ella, se indica que lo más importante es la responsabilidad y madurez del chico. Según este trabajo, si el chico puede demostrar que es capaz de comunicarse en los momentos acordados, de cumplir las pautas de uso establecidas por sus padres y por la escuela, y de usar el equipo con sensatez, entonces podría estar listo para tener su celular.

Además, CSM sugiere en su guía que los chicos no respondan llamadas de números desconocidos, que siempre respondan las llamadas de los padres y que en todos los casos pidan permiso a los involucrados antes de sacar una foto, grabar un video o subir contenidos de ese tipo a Internet.

El fenómeno no es nuevo pero cambia todo el tiempo y, alentado por las compañías de telefonía que buscan ampliar su mercado, hace que las edades de los clientes apuntados sean cada vez más bajas, tanto que existen planes y diseños para nenes de 6 o 7 años. Con todo, si bien los potenciales consumidores de tecnología son cada día más chicos y no hay reglas claras para saber cuándo pueden tener su propio teléfono, hay al menos un consenso entre los especialistas, que establece que entre los 11 y los 13 años (según la madurez de cada caso) es la edad mínima ideal para que un chico empiece a usar un celular.

En este punto, los expertos coinciden en que no existe una edad que se pueda aplicar a todos los chicos por igual. Depende del nivel de madurez, de la necesidad de tener un teléfono y de la capacidad para ser responsable por el equipo -mantenerlo cargado, por ejemplo, cuidarlo y no perderlo-. En lugar de ceder a la consigna de que “todo el mundo tiene uno”, los padres debieran preguntarse por qué razón el chico necesita uno, cómo será usado y qué tan bien maneja su hijo el tema de la responsabilidad.


Para Cecilia Traversa, master en Psicopedagogía, las reglas “las debe poner uno como padre, y saber si nuestros hijos son capaces de cumplirlas. El celular puede ser una herramienta útil, pero hay que saber los límites. Uno de esos límites es que en clase no se puede prenderlos. Si tienen uno, los chicos deben usarlo como un medio para estar en contacto con los adultos y no como una herramienta de distracción”.

Ruth Peters, una psicóloga infantil de Estados Unidos que abordó hace poco el tema en un estudio, opina que la mayoría de los chicos recién están listos para su primer teléfono entre los 11 y los 14 años, cuando arrancan con el secundario y, muchas veces, tienen que viajar solos. En casos así, dice la experta, pueden necesitar llamar a sus padres para modificar alguna actividad a último momento o combinar para que los vayan a buscar. Claro que esa ecuación es la que hacen muchos padres de chicos menores de 11 años.

“Uno debe preguntarse si nuestros hijos son capaces de seguir nuestras reglas y no las que ellos consideran que son las mejores”, dice la especialista.

Quienes abordan esta temática también apuntan que, al elegir un celular para un chico, algo que se debe tener muy en cuenta es si se compra un teléfono convencional o uno del tipo smartphone. El convencional cuenta por lo general con cámara, acceso a Internet y un teclado desplegable, pero no con el sistema operativo con las aplicaciones que se pueden bajar en un smartphone.

Los padres debieran saber que comprar cualquier tipo de teléfono con Internet permite a sus hijos tener acceso sin control alguno a contenidos y herramientas como videos y redes sociales, que están prohibidos tal vez en la computadora de casa. “Uno como adulto tiene que saber cuáles son los contactos que tienen los chicos -dice Adriana-. En mi caso trato de darle a mi hija toda la libertad posible, pero el control es algo que tiene que estar presente siempre”.

En su trabajo, Ruth reveló que cerca del 75% de los chicos de entre 12 y 17 años de Estados Unidos tienen celular. Además, según los especialistas de la industria, los chicos reciben sus celulares a edades cada vez más tempranas. El estudio descubrió, por ejemplo, que el 58% de los chicos de hoy de 12 años tienen celular, cuando en 2004 sólo el 18% tenía uno.

Otra de las cosas apuntadas en este universo es que la tendencia no es exclusiva de una región, sino que representa un fenómeno a nivel mundial. Una investigación del Centro de Estudios Nacionales de Inversiones Sociales de Italia, por caso, registró que la pasión por el “telefonito” disminuye con la edad. El 66% de los italianos de entre 14 y 16 años usa celular, el 55% de los de 19 a 24 años y el 42% de los que tienen entre 25 y 30 años.

Las empresas de telefonía móvil, mientras tanto, si bien no dan cifras confirman el crecimiento exponencial de las ventas en este último tiempo de los productos destinados a los más chicos. Cada compañía lanzó al mercado ofertas especiales y el servicio más demandado es el de los mensajes de texto, que los chicos manejan con velocidad admirable y, por lo general, mejor que los adultos.

“Los chicos, por lo general, no buscan la pantalla de una computadora o de un celular para aislarse sino porque ahí están sus amigos -sostiene Traversa-. Este es un fenómeno asociado también a la restricción del espacio público, algo que también debemos tener en cuenta”.

¿Puede un padre decir simplemente “no” ante el pedido de su hijo? Por supuesto, pero CSM, en su guía, se hace la misma pregunta y la responde así: “No es una tragedia ser el único niño de la escuela sin un teléfono. Sin embargo, hoy en día quedan pocos teléfonos públicos. Si hay una emergencia y necesita comunicarse con su hijo, usted se arrepentirá por no haberle provisto un celular. Tal vez usted no quiera ser parte de la cultura obsesionada por la tecnología y por estar siempre conectado. Sin embargo, aun así podría no resignar sus valores, modelar el vínculo de sus hijos con la tecnología según sus criterios y, a la vez, no perderse esa llamada de emergencia”.

Fuente:ElDía.ar

UN MUNDO MOVIL
Juegos,ANDROID, SYMBIAN, JAVA, Películas para el celular, Videos para el celular, Tonos o ringtones, Themas o Skin y muchas cosas más para tu móvil o celular

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!